MEMORIA Y EMOCIONES

Publicada en Publicada en Blog

«LA MEMORIA Y LAS EMOCIONES»


Hay evidencias sobre la influencia que ejercen las emociones en el proceso de la memoria, pero lo que hace falta saber es cómo utilizar esa influencia para potenciar la memoria dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje; crear recursos útiles para los docentes para que puedan aprovechar esa influencia y proporcionar formación adecuada sobre temas de neurociencia, aprovechando que las pedagogías emocionales están en auge.

Dentro del proceso de memorización, dos de los aspectos más importantes que se pueden trabajar dentro de un aula son la atención y el contexto, tanto interno como físico.

Sería favorable ir trabajando estos dos conceptos en todas las etapas educativas, adaptando los objetivos y actividades, dependiendo de la maduración y los intereses de los alumnos/as.

Este artículo se centrará más concretamente en la etapa de infantil, proponiendo enfocar las dinámicas mediante la lectura de cuentos, ya que es un recurso didáctico de gran utilidad en esta etapa, trata multitud de temáticas de interés para los niños/as que a través de una forma lúdica se sienten identificados con los personajes y las acciones que se narran en ellos.

Para trabajar la atención y, por consecuencia, favorecer la concentración, se les puede pedir a los niños/as que dibujen su escena favorita del cuento, lo más detalladamente posible; otra forma de trabajarla es, con dos imágenes del cuento, modificarlas e incluir diferencias que tendrán que encontrar.

Para favorecer el contexto interno hay que crear un clima de seguridad y confianza en el aula para que sean capaces de mantener la concentración y la atención; para el contexto físico es recomendable poner música de fondo que potencie un ambiente de calma y de tranquilidad.

Por otra parte, el lenguaje es un factor muy importante, tanto a la hora de expresar pensamientos y emociones propias como para que estos mismos puedan ser procesados, comprendidos y asimilados por los niños y niñas, por eso también es necesario trabajarlo de forma apropiada.

Para conseguir un buen desarrollo de la conciencia lingüística se proponen actividades lúdicas que fomenten una buena adquisición del lenguaje, como por ejemplo hacer un bingo de letras y fonemas, cartas de sonidos, adivinanzas, ordenar secuencias de viñetas con acciones de la vida cotidiana, el juego de las palabras encadenadas, etc.

 

Elena Muñoz Hernández. 

Maestra de Educación Infantil.

Master en Neuropsicología y Educación.

Si te gustó comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*