MÉTODO TEACCH

Publicada en Publicada en Blog

«Conocemos el Método TEACCH para alumnado con TEA»


El pasado viernes fue el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, afortunadamente cada vez está más generalizado su conocimiento e inclusión social y educativa, por eso queremos centrarnos más en uno de los métodos específicos para mejorar la capacidad educativa del alumnado con TEA.

El Método TEACCH (Treatment and Education of Autistic and related Communication-handicapped Children), que en castellano significa «tratamiento y educación de niños con autismo y con problemas de la comunicación», es un programa al servicio de las personas con TEA y está orientado a abordar sus dificultades del neurodesarrollo.

Podríamos considerar a este modelo como un programa de enseñanza estructurada que favorece el aprendizaje. Esta enseñanza estructurada pretende aumentar el grado de autonomía y el control sobre la conducta, ya que tiene en cuenta las habilidades cognitivas, las necesidades y los intereses de las personas con TEA, además de ajustar el entorno a las circunstancias en las que nos encontremos en cada momento.

El TEACCH apuesta por un sistema de comunicación funcional y no verbal. Lo más importante es hacer funcionales las habilidades comunicativas de las personas y no darle tanta importancia a la forma de lenguaje que utilicen. Es decir, que sus habilidades resulten de utilidad para llevar a cabo actividades diarias de forma independiente y autónoma, y puedan relacionarse con el entorno.

La intervención a través de este método está formada por cuatro componentes principales:

  • Organización física: es conveniente estructurar el aula en áreas de trabajo y colocar señales visuales que muestren al alumno qué actividades tienen lugar en áreas específicas y dónde permanecer o sentarse en esa área. Son aspectos que se deben tener en cuenta ya que sentar al alumno lejos de la puerta o la ventana puede reducir las distracciones y, por lo tanto, potenciar su atención. Resulta de gran utilidad contar con un rincón tranquilo (rincón de la calma), al que puedan acudir si el ruido, los estímulos visuales y los olores se vuelven insoportables para ellos.
  • Horario: incluye el conjunto de actividades que el niño con TEA va a realizar a lo largo de un día y sirven para aportar orden y anticipación.
  • Sistema de trabajo: consiste en listas de pasos presentados de manera visual para la realización de una actividad. Sirven para organizar cada una de las actividades que las personas con TEA llevan a cabo.
  • Informaciones visuales: hace referencia a los apoyos visuales que se utilizan para diferentes informaciones.

En estos dos vídeos podemos conocer más sobre el método, su origen, filosofía y aplicación práctica, donde lo más importante es que el niño tenga apoyo visual constante que le ayudará a favorecer su desarrollo. Todo esto va encaminado a alcanzar la máxima inclusión de este alumnado en las aulas ordinarias, donde puedan llevar a cabo un aprendizaje adaptado a sus capacidades.

Marta Gómez Cordero
Maestra de Educación Infantil
Máster en Psicopedagogía 
Si te gustó comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*