EDUCACIÓN AFECTIVO-SEXUAL EN LAS AULAS

Publicada en Publicada en Blog

«LA IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN AFECTIVO-SEXUAL EN LAS AULAS»


La Educación Sexual es la asignatura pendiente en las escuelas y colegios, tanto en España como en el resto del mundo. La vida sexual es un área que aborda la intimidad de las personas, y los niños/as y adolescentes están en pleno desarrollo de dicha intimidad.

La Educación Afectivo-Sexual está orientada a mostrar la intrínseca conexión que tiene la sexualidad con el amor, con las decisiones fundamentales de vida, con la salud personal y con la fortaleza del entramado social. 

En la actualidad, sigue siendo deficitaria la impartición de esta educación en las aulas, pudiendo suponer grandes peligros para la salud, tanto física como psicológica y social de los/las jóvenes: fobias, embarazos no deseados, ETS o agresiones sexuales, entre otros.

Aunque la educación sexual y de género se incluya en los documentos oficiales, ésta no siempre se trabaja adecuadamente en las escuelas, lo que implica una falta de preparación a pesar de que existan políticas públicas que lo garanticen. También resulta evidente la falta de apoyos y recursos educativos para implementar en el aula.

Sería conveniente y deseable que los centros educativos proporcionaran a los alumnos y alumnas la información adaptada a cada etapa, así como las herramientas y los recursos necesarios para que estos sean capaces de llevar a cabo una vida sexual sana y respetuosa; proceso en el que, por supuesto, las familias son una parte fundamental.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), define la sexualidad como un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de toda su vida. Añade que abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual, estando influenciada por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales.

Para abordarlo de forma eficaz, se debe partir desde una mirada holística de la educación sexual, abarcando contenidos biológicos y médicos (con respaldo científico), así como los elementos propios de la educación emocional.

Por tanto, la Educación Afectivo-Sexual no solo implica la instrucción e información en el plano del conocimiento o saber de las relaciones sexuales, también abarca el comportamiento del ser humano, el reconocimiento de las emociones, la autoestima, el respeto y tolerancia, etc.

También, es fundamental que se establezca una relación armoniosa entre familia y escuela, donde los docentes estimulen la participación activa de padres y madres tomándoles en cuenta en el proceso y creando las menores discrepancias posibles, que pudieran afectar a la enseñanza-aprendizaje de los alumnos y alumnas.

Es evidente la necesidad de impartir en los centros educativos una educación que permita a los alumnos y alumnas formar su propia identidad, y educarles en valores que favorezcan una participación y creación de relaciones sociales responsable. 

 

Marina Sancho López
Graduada en Educación Infantil 
Máster en Psicopedagogía
Si te gustó comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*