AUTISMO Y DANZA

Publicada en Publicada en Blog

«LOS BENEFICIOS DE LA DANZA EN LOS ALUMNOS CON TEA»


Como ya sabemos, el Trastorno del Espectro Autista (TEA) está caracterizado principalmente por alteraciones en la comunicación e interacción social. Según José Luis Cabarcos (2018), psicólogo educativo y neuropsicólogo clínico, los niños con TEA muestran alteraciones en la comunicación e interacción social a nivel de: dificultad en la reciprocidad socioemocional, dificultad en el uso y comprensión de comportamientos no verbales y dificultad para desarrollar y mantener relaciones con otros.

El hecho de investigar acerca de los beneficios que tiene la danza para trabajar estas necesidades surge de hacer hincapié en el arte de expresar con el cuerpo aquello que quizá no se puede decir con palabras. Por otro lado, surge también de la necesidad de encontrar una alternativa con la que compensar estas dificultades de una manera diferente, menos tradicional y quizás menos reconocida como terapia.

¿Quién dice que la danza es sólo para los que tienen talento, o un hobbie, o una forma de hacer deporte?

La danza ayuda y favorece el conocimiento corporal. A través del conocimiento corporal no solo nos conocemos a nosotros mismos, sino que aprendemos a conocer el entorno que nos rodea, a interactuar y a interpretar las señales de los demás.

Diversos estudios realizados han demostrado que la danza beneficia al autismo en las siguientes áreas:

  • En primer lugar, la comunicación, ya que supone un medio de expresión mediante el cual se manifiestan sentimientos y emociones.
  • Por otro lado, resulta beneficiosa para disminuir las conductas repetitivas propias del autismo, al estar concentrado en determinados movimientos. El seguimiento del ritmo musical, así como la imitación de movimientos a través del baile, mejora la coordinación de manos y pies, así como la activación de determinados músculos y la concentración, mejorando la precisión de los movimientos.
  • Otro aspecto a destacar, es la estimulación de la percepción visual, auditiva y espacial, favoreciendo la captación de estímulos procedentes del medio que nos rodea y aumentando las conexiones de las fibras nerviosas del cerebro

Relacionado con esto, la música también posee numerosos beneficios para los niños con autismo. En el siguiente enlace encontraréis información sobre ello:

https://www.espaciologopedico.com/noticias/det/8587/que-5-beneficios-posee-la-%20musica-para-el-tratamiento-del-autismo.html

 

“La danza es el lenguaje oculto del alma” (Marta Graham).

 

Irene Alonso Esteban

Grado en Maestra de Educación Especial

 Máster en Psicopedagogía.

page1image44394240 page1image44397888

Si te gustó comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*